En los momentos actuales me parece muy oportuno hablar del modelo desarrollado por el sociólogo Aaron Antonovsky. Por un lado, nos da pistas sobre cómo gestionar la actual situación relacionada con el coronavirus, y por otro lado se relaciona directamente con los fundamentos del modelo bajo-afectivo del que yo tanto escribo y hablo. Aaron Antonovsky estudió a mujeres que habían estado en campos de concentración. Él pudo ver que todas sufrieron de experiencias difíciles, pero no todas desarrollaron un trauma. Él se preguntó qué era aquello que caracterizaba a aquellas mujeres que habían sobrevivido a los campos de concentración con una salud relativamente estable y resistente. A través de entrevistas cualitativas pudo extraer un patrón, y que él denominó Sentido de coherencia (SOC). El Sentido de coherencia está formado por tres partes: Comprensibilidad, Manejabilidad y Significatividad, tres aspectos que tienen una gran importancia, por ejemplo, en los modelos de intervención utilizados en la educación especial y orientados principalmente a personas con necesidades especiales.

Fortalecer nuestro sentido de coherencia en estos momentos actuará como un factor de protección y de salud. ¿Cómo? Cojamos las tres partes del Sentido de coherencia y coloquémoslas en el contexto en el que nos encontramos.

Comprensibilidad

Tomar decisiones, como la de quedarse en casa, será más fácil si pensamos y sentimos que “nos quedamos en casa para contribuir a la salud nuestra y la de otros, y porque contribuimos a que los servicios sanitarios no se colapsen”. Esto es comprensible, importante y significativo. También es comprensible pensar que ”el riesgo de que este virus se transmita significativamente más rápido es menor si me quedo en casa y adapto la distancia social”. La comprensibilidad también tiene que ver con la confianza, con que el entorno se perciba estructurado y pueda preverse. Por ello es tan importante establecer estructuras y rutinas que funcionen, no para estar simplemente organizados, sino más bien para que el día cotidiano pueda preverse… dentro de las circunstancias presentes.

Manejabilidad

La manejabilidad tiene que ver con la percepción que tenemos sobre que tenemos suficientes recursos para manejar esta situación. Para salir de esta situación airosamente es importante percibir que uno tiene recursos reales para superar esta prueba en la que tiene que estar aislado y poner a prueba su economía durante un periodo. Aunque tengamos un plan A puede ayudar a pensar en un plan B y C para sentir que la situación es manejable y controlable. Un factor importante de la manejabilidad es la autonomía, si nos sentimos autónomos e independientes, percibiremos la situación más manejable que si sentimos que lo que nos pase depende de otros.

Significatividad

Pensar que quedarnos en casa contribuye al bienestar de otros puede ser muy significativo. La significatividad no solo tiene que ver con que las cosas sean significativas e interesantes, sino también con sentir bienestar por lo que hacemos y porque merece la pena esforzarse en este desafío en el que nos encontramos. Sentir y pensar que lo que hacemos merece la pena es muy significativo, y es una cuestión subjetiva y personal, más que objetiva.

Todos estos factores pueden repercutir, no solamente a que gestionemos mejor esta situación, sino que nos ayudará a sentirnos mejor mentalmente después de que todo esto haya pasado. En el caso que nos toca y para aquellos que nos responsabilizamos de otros, ya sean nuestros hijos o personas que atendemos, es importante promover todos estos factores para contribuir a una buena salud mental.

Sentido de coherencia y el Contacto de baja afectividad

Con relación al Sentido de coherencia y al Contacto de baja afectividad (low arousal approach) se puede decir que existen diferentes herramientas para crear comprensibilidad, manejabilidad y significatividad en el día cotidiano para que las personas que tienen más dificultades, véase personas con necesidades especiales, puedan gestionar mejor su día cotidiano (ver por ejemplo psicología positiva o el método TEACCH). De esto hablo en algunos artículos y seguiré hablando en venideros, porque de lo que hablamos es de factores de salud, preventivos y salutogénicos, quizás los más importantes y siempre los más olvidados. ¿No te suena? 😉

Fuentes:

https://www.dn.se/insidan/sa-haller-du-dig-i-psykisk-form-under-kristider/ (artículo sueco sobre cómo mantenerse en forma durante tiempo de crisis)

Elvén, B. H.& Sjölund (2018). Manejar, evaluar, cambiar (orig. Hantera, utvärdera, förändra). Studentlitteratur-Stockholm.

Formación en salutogénesis y activos para la salud (2010). Escuela andaluza de salud pública. Pincha aquí para descargarte el documento completo.

 

Escrito por Alberto Sánchez García.